martes, 25 noviembre 2014

Funciones de la Escritura

E-mail

 

Desde la psicología, Wells, mil novecientos ochenta y seis, explora el concepto de lo escrito e identifica cuatro niveles de uso, que no se deben considerar exactamente funciones en el sentido lingüístico, ejecutivo, funcional, instrumental y epistémico.


escritura1. El más básico, es el ejecutivo, que se refiere al control del código escrito, a la capacidad de codificar y descodificar signos gráficos.


2. El funcional incluye, la comunicación interpersonal y exige el conocimiento de los diferentes contextos, géneros y registros en que se usa la escritura.


3. El instrumental corresponde al uso de la lecto escritura como vehículo para acceder al conocimiento científico y disciplinario.


4. Y el epistémico se refiere al uso más desarrollado cognitivamente, en el que el autor, al escribir, transforma el conocimiento desde su experiencia personal y crea ideas.


La taxonomía de funciones lingüísticas de M.A.K. Halliday (1973), distingue dos categorías en el nivel epistémico; el uso heurístico y e imaginativo. Coulmas (1989), se refiere a esta última función como estética además de incluir otra con la denominación de control social. Después, de estas distinciones, podemos distinguir y clasificar los siguientes tipos de funciones; La primera distinción será entre usos individuales (intrapersonales) o sociales (interpersonales):


Intrapersonales: El autor del escrito y su destinatario son la misma persona. Las principales funciones son:


1. Registrativa: La escritura permite guardar información sin límite de cantidad o duración. Se trata de la función mnemotécnica más básica que utilizamos corrientemente cuando anotamos direcciones y teléfonos, compromisos en agendas o ideas que se nos ocurren en un momento imprevisto. Requiere, dominio del código escrito y su correspondencia con los sonidos.


2. Manipulativa: Al ser bidireccional y planificada, la escritura facilita la re-formulación de los enunciados, según las necesidades y las circunstancias. No siempre reproducimos literalmente lo escuchado, leído, visto o pensado. Escribir permite elaborar la información. Así preparamos el guión de una charla, etc.


3. Epistémica: Subiendo otro peldaño de desarrollo cognitivo, la manipulación de datos permite al autor generar opiniones e ideas que no existían antes de iniciar la actividad escritora. Escribir se convierte en una potente herramienta de creación y aprendizaje de conocimientos nuevos. Todos hemos experimentado, el poder epistémico de la escritura en situaciones cotidianas. Al tener que explicar por carta a un amigo una situación complicada o comprometida.


Interpersonales: el autor escribe para otros: un lector conocido o no, un grupo, una asociación, una comunidad lingüística, etc. La escritura se convierte en un instrumento de actuación social para informar, influir, ordenar, etc. Aquí también distinguimos varias funciones:


1. Comunicativa: la escritura permite interactuar con el prójimo en circunstancias nuevas: en diferentes lugares y tiempos, cuando lo escrito resulta más preciso o cortés. Esta función exige dominar los rasgos discursivos y gramaticales propios de cada género y tipo de texto.


2. Organizativa: desarrolla funciones ordenadoras, certificadoras o administradoras. Lo escrito garantiza derechos y deberes de la ciudadanía, informa al público lector, garantiza derechos al trabajador, etc.


Finalmente la última función que participa de lo usos intrapersonales tanto como de los interpersonales es la estética o lúdica. En cualquier situación, la escritura posee una dimensión placentera o de diversión.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos